Fotografía tomada de la cuenta de Twitter de Stephen O’Brien

¿Cómo pueden los grandes donantes apoyar a reconstruir el país?

PUBLICIDAD_____________________________________________________________________________________________________________ ________________________________________________________________________________________________________________________
PUBLICIDAD_____________________________________________________________________________________________________________ ________________________________________________________________________________________________________________________

Tres días después del terremoto en Ecuador, Stephen O’Brien visitó Manta, una de las ciudades más afectadas, y vio a las víctimas dormir en carpas en un parqueadero público.  El hospital local tiene graves daños estructurales y no alberga a paciente alguno. O’Brien es el secretario adjunto de las Naciones Unidas de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA por sus siglas en inglés) que, durante su paso por ese puerto pesquero, escuchó testimonios —como él mismo lo dice en un comunicado para la ONU— desgarradores: cuenta las historias de Rosa, una adolescente que sufre de trauma psicológico, de Nicolás, un cuarentón que fue rescatado al cuarto día y que vio cómo su esposa moría a su lado, y de Ernesto, quien vio a su casa caer sobre su esposa y su hijo, matándolos. Escucharlas lo llevó a tomar dos decisiones: presentar un Flash Appeal para recaudar 72.7 millones de dólares y entregar 7 millones a través del Fondo Central de Respuesta en casos de emergencia (CERF por sus siglas en inglés) para ayudar a las víctimas del terremoto.

Un flash appeal  es un pedido del Secretario Adjunto de OCHA para que la comunidad internacional aporte con fondos y actividades emergentes en varios sectores de las zonas afectadas por un desastre natural. El CERF pertenecen a la OCHA y funciona como una inyección inmediata para los proyectos de rescate más urgentes mientras se recauda el dinero de grandes donantes a través del Flash Appeal. OCHA busca responder ante las urgencias de las más de 720.000 víctimas para que puedan reconstruir sus vidas, sin tener que pagar cuatro veces más por una botella de agua —ya que la escasez en la zona del desastre genera especulación— ni temer a los ladrones que les roban lo poco que les queda. El director de la OCHA pide que los países que todavía no hayan apoyado a Ecuador lo hagan a través de las donaciones gestionadas por este organismo para apoyar al gobierno ecuatoriano y a las personas que más lo necesiten. La lista de proyectos que se podrán financiar a través del flash appeal no ha sido anunciada hasta la noche del 25 de abril de 2016.

OCHA ha emitido flash appeal para varias crisis humanitarias como el terremoto de Nepal en 2015, el frente de Gaza, y el conflicto armado en Yemen. Para Nepal, se pedían 422 millones de dólares para ayudar a que 2.8 millones de personas reconstruyan sus vidas en cinco meses. En abril de 2015 el flash appeal buscaba 237.7 millones de dólares para, por tres meses, ayudar a las víctimas y los desplazados por el conflicto armado en Yemen que hasta ese entonces había causado la muerte de 767 personas y 2.906 heridos. En cambio para el frente de Gaza y el conflicto Palestina-Israel se buscaban 613 millones de dólares para atender de distintas formas en la zona y mejorar la vida de las personas. Hasta el 2008, habían más de 5.450 palestinos heridos y 1.336 muertos. Estos tres casos, son ejemplos de una crisis que requiere de la ayuda humanitaria internacional para poder reconstruir la sociedad.

Lisette Arévalo Gross
(Ecuador, 1992)
Periodista. Amante del café, la literatura, la filosofía y el teatro. 
Editora junior en GkillCity.com.